#Día 4 El oasis de Dajla

Ya es nuestro cuarto día en los campamentos de refugiados saharauis en Tinduf. En este día especial, íbamos a concluir los talleres con los jóvenes del campamento de Bojador. Durante buena parte de la mañana, charlamos sobre técnicas y herramientas de edición y grabación de audio con el móvil o plataformas como YouTube. Asimismo, estuvimos debatiendo sobre estrategias de comunicación en redes sociales y cuáles son las más eficaces según la red social o nuestro público objetivo.

Todo un éxito. Cuando culminamos los talleres, realizamos una ceremonia informal en la que entregamos unos diplomas a todos los partícipes del taller seguido de una pequeña fiesta con bailes y fotos para el recuerdo. Aprovechamos la ocasión para llenarnos de elogios los unos a los otro mientras nos pedían volver pronto con más talleres y más ideas de cómo poder gestionar sus historias a través de internet. Fue una ocasión que dio sentido a todo nuestro proyecto y un recordatorio de que esto no acaba aquí y hay que seguir trabajando con ellos aunque fuera desde España.

IMG-20171014-WA0067

Mientras tanto, en Rabuni, el grupo del rodaje seguía recopilando material audiovisual para las piezas audiovisuales que podréis ver muy pronto. Durante la mañana realizaron entrevistas a varios locutores y locutoras de la radio nacional saharaui.

Primera parada: las dunas de Dajla

Tampoco pudimos detenernos demasiado en las celebraciones. Teníamos que comer rápido, porque nos disponíamos a recorrer un lago viaje en coche hasta un lugar que apenas podíamos imaginar. Estumos de viaje durante más de dos horas en coche a través de carreteras y pistas por el desierto hasta que llegamos a Dajla, el campamento de refugiados conocido como ‘el oasis’.

Este campamento, esta rodeado de dunas de arena aunque es uno de los que cuenta con mejor acceso a agua. Un campamento especial para nosotros porque tiene una larga tradición de oyentes de Radio. El medio por antonomasia con el que los saharauis de Dajla se informan de lo que pasa a su alrededor. Un paisaje sacado de esas películas que tenemos en el recuerdo. Tras montar la Jaima en la que pasaríamos la noche, cenamos en este oasis particular.  En esta cena, contamos con la compañía de una expedición de colombianos que nos acompañó en esta velada. Un auténtico encuentro multicultural.

davAl final, la Jaima estuvo vacía gran parte de la noche ya que estuvimos charlando durante horas tumbados en la arena mientras observábamos las innumerables estrellas que había sobre nosotros. Casi todos los presentes no dejaron pasar la oportunidad de dormir ahí fuera. Una experiencia única que difícilmente se puede recuperar.

dav

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: